Top
Menta Morocco Travel / Pueblos  / RELATO CORTO DE UN MUERTO MUY VIVO EN EL KHORBAT…

RELATO CORTO DE UN MUERTO MUY VIVO EN EL KHORBAT

El Khorbat, pueblo-museo bereber en Tinjdad.
Calles y callejones oscuros, frescos y casi subterráneos donde la gente, aunque no lo parezca, tienen sus casas y hacen su vida.

En nuestro paseo por esta ciudad-galería, hubo un momento en que nos encontramos una situación un tanto rara para algunos, para mí era normal.
Vimos a la entrada de una casa y en un pollete, lo que parecía ser un muerto. Tan solo era un señor tumbado y descansando más ancho que pancho.
Y no. Claro que no estaba muerto y nadie me creía!!!! Pero ahí y en ese momento, saltaron las alarmas y todo tipo de conjeturas.

Una muchacha salió sonriente a saludarnos al escuchar el jaleo que estábamos armando y como es habitual en Marruecos, su hospitalidad y amabilidad no tardó en aparecer invitándonos a pasar a su casa, situación que al momento, decliné educada “la chokran”.
Más que nada porque éramos unas 15 personas de las cuales 13, estaban alucinando con el supuesto cadáver y a mí me estaba dando la risa nerviosa por no saber cómo convencerles de lo vivo que andaba el muerto.

Y es que el muerto no estaba tan muerto, pero nadie me escuchaba. Tan solo dormía y tan quietecito él, hasta que le despertamos:

-“Está muerto?”
-“No, sólo duerme”(yo)
-“Pero está tapado con una sábana blanca??!!!!???”

-“Y? Aquí la gente está acostumbrada a dormir tapada hasta arriba. Tendríais que verles en invierno con varias mantas y tapados por encima de la cabeza. Pero cómo va a estar muerto ahí en el salón de su casa??” (yo)
-“Pues…como en los pueblos antiguamente!”
-“Pero nadie le está velando. Hazme caso, que este muerto está muy vivo.
Que sé de lo que hablo, solo duerme. Además la muchacha nos ha invitado a entrar en su casa tan ricamente, eso sí que no sería ni medio normal de ser cierto que esta persona hubiera fallecido, no te parece?” (yo)
-“Si. Bueno… no sé. Seguro que no está muerto??
… (segundos de reflexión, nadie hablaba y los 13 seguían mirando atónitos… cri-cri… cri-cri…)

Y el muerto, en un momento y seguro que harto de escucharnos, se movió, si ya lo decía yo.
Tan solo dormía, tan solo intentaba descansar con nuestra conversación de muertos muy vivos…
Y este cuento se acabó.
Relato corto de una jornada en El Khorbat.

He leído y acepto la política de privacidad

Leave a Reply:

Responsable: Raquel García
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: mentamorocco@hotmail.com
Información Adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies