TRAS LAS LLUVIAS, REINA LA CALMA

Y así amanecieron hoy las dunas después de la lluvia de ayer.

Un día soleado precioso-limpio-cálido-tranquilo-apacible…un día maravilloso.
Pocas veces llueve en el desierto, pero cuando lo hace todo cambia de energía, la calma inunda las calles, y el barro qué todo hay que decirlo!!!!

Las dunas se limpian y en el mejor momento.

Los días atrás con el Puente de la Constitución en España llegaron tantos turistas que, como cada año, «rompen» el ritmo local y el respeto vital que se vive y respira en la zona.

Y es que claro, vienen a disfrutar de este paraíso en modo «comprimido» con poco tiempo. Hasta aquí todo bien.

Pero que a las 6.30/7.00h de la mañana haya gente en quad y moto haciendo rallyes por mitad del pueblo, no es agradable. Y no lo digo porque me despierten, ya que yo personalmente me doy la vuelta y sigo roncando.
Hay pequeños a esas horas que acompañan a sus madres a cocinar pan y juegan en la calle, hay otros que van al colegio muy temprano, hay dromedarios por la calle volviendo de los campamentos…y así un suma y sigue de situaciones diarias.

Solo se trata de hacer turismo respetuosamente, ya que todos son bienvenidos y como se dice por aquí «marhaba»…pero sin duda alguna «después de la tormenta, siempre llega la calma» y la calma, reina de nuevo en Hassilabied y a la vista está.

He leído y acepto la política de privacidad

Deja un comentario