Top
Menta Morocco Travel / Desierto  / KILÓMETROS Y KILÓMETROS DE VIDA…

KILÓMETROS Y KILÓMETROS DE VIDA…

Vida, siempre vida… vegetal, animal, humana…

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno abrupto a nuestros ojos y pies, convertidos en faros y ruedas…
Pistas de París-Dakar, sin Dakar ni París pero con acento francés como segundo idioma…

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno solitario, casi virgen, sin nadie a quien saludar, sin nadie a quien preguntar…
Un abuelo bereber de djelaba y turbante blancos, que de blanco tienen poco y de amarillo del camino tienen mucho, nos hizo señas en el camino… Le faltaba aire a la rueda de su moto y le sobraba oxígeno para darnos conversación…
Dos motoristas, sin djelaba, pero con turbante de cuadros para protegerse del polvo levantado del camino, se acercaron a por agua y se alejaron con pan y queso …
Un par de jeeps, lleno de bereberes de respiración limpia encontrada en los turbantes de vivos colores, saludando alegres y pitando con el claxon …

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno rocoso, planicies casi de hamada y piedras negras grabadas con vida de antaño, con vida hecha fósil…
Lagartos al sol dueños y señores de alguna roca, burros en un río bebiendo tranquilos impasibles ante la vida y ante nuestro motor…

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno poco más nos encontramos… y a lo lejos y cerca a la vez, un dromedario solo, sin caravana ni pastor… sólo uno, en kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno… qué raro!!!
Era una mamá dromedaria que acababa de dar a luz!!!!!.

La manchita blanca a sus pies, se movía e intentaba ponerse de pie, cogiendo fuerza del camino, polvo, aire y oxígeno. Cogiendo momentos de vida, respirando y descansando a cada pocos pasos. LLorando-gruñendo-gimiendo sin encontrar dónde y cómo mamar, pero tenía que hacerlo, nadie podía ayudarle, es la fuerza de la vida.
Y yo allí, paralizada y emocionada a escasos 50 metros y con los ojos de la mamá aunque tranquila, no se le escapaba un movimiento de mi ceja.

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno, sin vida aparente, había más vida junta que toda la vida atrás encontrada en esos momentos del camino.
Restos de vida con sangre roja y viva en las patitas y pelo de la mamá …
Restos de vida con cordón gris y vivo en la tripita del bebé…

En kilómetros y kilómetros de gran extensión de terreno, acababa de nacer una vida… de blanco impoluto, sin djelaba ni turbante, sin aún polvo del camino y con mucho oxígeno para hablar sin acento francés ni bereber, tan solo gruñidos de dromedario…
Allí los dejamos, solos, tranquilos, descansando. Y la fuerza de la vida, le llevó a encontrar la manera de saciar su sed y beber la leche de la mamá

Vida, siempre vida… vegetal, animal, humana…

 

Leave a Reply:

Responsable: Raquel García
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: mentamorocco@hotmail.com
Información Adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies